Las oficinas saludables son tendencia, un nuevo paradigma que vela por crear espacios enfocados en el bienestar de los trabajadores. ¿Pero por qué cada vez más empresas apuestan por este nuevo modelo? Factores como la productividad y el absentismo laboral han llevado a que los departamentos de recursos humanos busquen nuevas fórmulas que estimulen la motivación, la felicidad y los buenos hábitos en sus trabajadores.

Beneficio transversal

Silicon Valley pavimentó el camino de esta tendencia a principios de los  años 2000 con empresas como Google y Facebook, provocando que este valle al sur de la Bahía de San Francisco se convirtiera en el referente mundial en  cuanto a bienestar en espacios de trabajo. Entornos abiertos y colaborativos, zonas verdes de descanso y paradas para meditar o hacer deporte sirven como contrapunto al alto rendimiento que se exige en las empresas más  exitosas del mundo.

Las ventajas de las oficinas saludables parten de la bidireccionalidad y el equilibrio, ya que apostar por el bienestar de los trabajadores acaba generando un beneficio transversal en la empresa. Numerosos estudios apuntan que los empleados altamente motivados y con buen grado de bienestar, frente a los sólo altamente motivados, reportan hasta un 70% menos absentismo laboral, son un 30% más propensos a destacar en su trabajo y la retención de personal cualificado alcanza el 60%. En esta línea, una publicación de la revista Administrative Science Quarterly indica  también que el estado de ánimo positivo se correlaciona con una mayor creatividad.

Mujer practicando yoga como método mindfulness

Los pilares del bienestar

The Energy Project, firma global dedicada a la consultoría para transformar espacios de trabajo, desarrolló junto a la revista Harvard Business Review una encuesta entre 20.000 empleados de diferentes industrias para determinar los factores que influyen en la calidad de vida en un espacio laboral. Los resultados arrojaron que los trabajadores eran más felices y productivos si se cumplían cuatro necesidades fundamentales: Física (ejercicio, nutrición, sueño y descanso intermitente), emocional (buen humor), mental (habilidad de concentración) y espiritual (Trabajar con un propósito).

La importancia de zonas verdes

El alza de las oficinas saludables ha llevado a que se reformulen espacios desde una visión arquitectónica, ya que ahora los edificios no sólo deben responder a cuestiones funcionales sino que deben garantizar un impacto positivo en las personas que trabajan y viven en ellos. La sede de Amazon en Seattle, uno de los ejemplos más extremos de este fenómeno, se basa en unas gigantescas esferas con más de 40.000 plantas de todo el mundo donde se promueve el contacto directo con la naturaleza, generando un entorno diametralmente opuesto al de una oficina convencional.

Los expertos avalan que trabajar en entornos biofílicos puede inspirar creatividad y generar un mejor rendimiento cerebral. Es así como cada vez más empresas se suman a esta filosofía naturista, de igual modo que ofrecenotras áreas alternativas como cafeterías, zonas comunes de descanso,guarderías o gimnasios.